El costo de los derechos


“Es muy extendida la idea de que nuestros derechos más fundamentales no tienen costo alguno. Afirmar lo contrario, confesar que tenemos que renunciar a algo a fin de adquirirlos o conservarlos, puede parecer una paradoja, una contradicción o incluso una amenaza a su preservación.

El costo de los derechos. Stephen Holmes y Cass Sunstein

Las libertades privadas tienen costos públicos, y esto vale tanto para el derecho a la seguridad social o a la asistencia médica como a la propiedad privada o a la libertad de expresión. Y si protegerlos o exigirlos goza de amplia y profunda aprobación, al mismo tiempo los ciudadanos parecen olvidar con facilidad que esas facultades dependen de una acción estatal vigorosa. La libertad personal, tal como la experimentamos y apreciamos, presupone una cooperación social administrada por funcionarios gubernamentales. Es decir que la esfera privada, que con justicia valoramos tanto, es sostenida por la acción pública.

Sunstein y Holmes indagan sobre lo que podemos aprender acerca de los derechos reflexionando sobre sus costos presupuestarios. Estudiar los costos no significa restar importancia a la política y la moral, sino más bien obliga a considerar esas cuestiones. El tema es tan importante precisamente porque llama la atención sobre la relación entre los derechos, por un lado, y la democracia, la igualdad y la justicia distributiva, por el otro.”

El costo de los derechos (pdf)

Fuente del texto en PDF: Julio Cesar Guanche

¿Qué es la Democracia?


Héctor Gonzalo Córdoba Espitia, del Centro de Estudios de la Democracia, nos comparte este texto que ponemos a disposición de todos. Esperamos que sea de interés para todos.

La palabra ‘democracia’ tiene origen en el idioma griego, donde ‘demos’ significa pueblo y ‘kratos’ significa autoridad. Por este motivo, en el sentido puramente literal puede definirse la democracia diciendo que es el gobierno en que el pueblo ejerce la soberanía.

Desde la Antigüedad se designaba con esta palabra el modo de gobierno en que el pueblo participa; pero la democracia de esa época no es la misma de estos tiempos, ni la democracia actual es verdadera democracia, como tampoco lo fue la de la Antigüedad clásica.
En ninguna nación ha existido el auténtico gobierno del pueblo, que es el coincidente con el significado literal de la palabra democracia: ‘gobierno en que el pueblo ejerce la soberanía’. Esa circunstancia no significa que no pueda existir en el futuro; por el contrario, esa forma de gobierno sí será posible cuando el pueblo pueda liberarse de los impedimentos que durante muchos siglos, en casi todas las naciones, los poderosos le han opuesto para tenerlo sujeto bajo su voluntad. Seguir leyendo “¿Qué es la Democracia?”