“Pastusos giles nos vamos con su dinero”


Con esa frase lapidaria y burlesca, pero real, dicen que se despidió una de las empresas captadoras de dinero en la ciudad de Pasto (Capital del Departamento de Nariño) de sus ahorradores. Pero no solo pastusos, también caleños, payaneses, quindianos, bogotanos, medellinenses, palmireños, y en general muchos colombianos.

Eso fue todo lo que les dejó. Mientras tanto, las personas en manifestaciones espontáneas reclamaban enfurecidas sus ahorros.

Un usuario de las pirámides, con un meaculpa, reconocía a los periodistas: “Esto es un juego. Como gana mucha plata, también podía perderla toda.”

Otro, por su parte decía que “esto le sirve de experiencia. Pues invirtió para uno tratar de capitalizar un poco más de lo que tiene”; Mientras tanto, en Armenia, otro afirmaba: “Con avaricia de ir a ganar salí fue robado”.

Por su parte, con el humor ácido y sarcástico que las caracteriza,  “Tola” le decía a “Maruja”  en el programa de televisión El Radar, que ella había perdido todos los ahorros de su vida: $70.000, incluidos los $8.000 que le había prestado. Seguir leyendo ““Pastusos giles nos vamos con su dinero””