La importancia de llamarse….


“…Años después, en su lecho de agonía, Aureliano Segundo había de recordar la lluviosa tarde de junio en que entró en el dormitorio a conocer a su primer hijo. Aunque era lánguido y llorón, sin ningún rasgo de un Buendía, no tuvo que pensar dos veces para ponerle nombre. -Se llamará José Arcadio -dijo…”  Cien años de soledad. Gabriel García Márquez

Mapa del primer nombre de un grupo 108 estudiantes un curso en la Universidad de Antioquia (Junio 2014)
Mapa del primer nombre de un grupo (108) de estudiantes de un curso  a nivel uniersitario (Junio 2014)

¿Por qué mis “papas” me pusieron ese nombre?. ¡A mí ese nombre no me gusta!!. ¿Qué significará mi nombre?. ¿Mi nombre era el de una estrella de cine?; o ¿mi nombre era el de mi abuelito?, o el del amor eterno de mi madre que nunca fue?. Todo eso, y mucho más, se piensa y se dice, a veces en silencio, otras veces en voz alta con quienes creemos son nuestros amigos o compañeros de clase. Pero el nombre, en ocasiones, sólo sirve para que los compañeros de la escuela o colegio, se burlen, maltraten o acosen  despiadadamente; desconocen que ese dolor, regularmente silencioso, nos acosará toda la vida como un fantasma o peor aún, pues al fantasma al menos no podemos verlo pero nosotros si nos miramos frente al espejo y allí, en ese espejo, se refleja el nombre. Es cierto, que pese al esfuerzo de muchos padres por acertar en en mejor nombre o el nombre “especial”, único o moderno para sus hijos, muchos veces NO aciertan y terminan repitiendo los nombres de sus seres queridos o recurren a los que están “de moda”. (véase bullying).

Recientemente hice un ejercicio mezclando el primer nombre de 100 estudiantes de una clase universitaria en Medellín, y esto es lo que me encontré.  (Ver mapa 1)

Lady Diana Frances Spencer, "Lady Di", "Diana de Gales", contrajo matrimonio el 29 de julio de 1981 con Carlos el principe de Gales. La transmisión televisa de su matrimonio llevó a todos los rincones del planeta su nombre y sirvió de inspiración para muchos jóvenes padres.
Lady Diana Frances Spencer, “Lady Di”, “Diana de Gales”, contrajo matrimonio el 29 de julio de 1981 con Carlos el principe de Gales. La transmisión televisa de su matrimonio llevó a todos los rincones del planeta su nombre y sirvió de inspiración para muchos jóvenes padres.

JUAN es el nombre masculino más común en dicho curso. Mientras LUISA y LEIDY son los nombres femeninos más recurrentes. Le siguen MARÍA y ELIZABETH.

“Leidy” es una adaptación al español de la palabra inglesa “Lady” que significa señora o dama. Dicha palabra se hizo famosa en la transmisión  televisa mundial del matrimonio  de Diana Frances Spencer,  con el príncipe Carlos de Gales (Charles Philip Artur George Mountbatten-Windsor) el 29 de julio de 1981; en dicha transmisión se anteponía al nombre de la princesa la palabra “Lady” , y a partir de entonces la prensa empezó a llamara “Lady Di”. Fue la televisión la que llevó el nombre de la princesa a todos los rincones del planeta y, a partir de la misma, muchas jóvenes madres quisieron que sus hijas se llamaran muy elegantemente: “Lady”, en honor a la bella y joven “princesa”; pero con la mala fortuna, para muchas, que los sacerdotes y notarios o sus auxiliares, transcribieron tal cual los padres pronunciaron el nombre querido, sin detenerse a pensar en su ortografía o lo que significaba. Así tenemos una variopinta de nombres similares: “Leidy” o “Leydy” o “Lady”. Muchas bebés, terminaron llamándose como la princesa de Gales y se dio gusto a sus padres, lo que se refleja en el mapa de estudiantes que encabeza el artículo.  En dicho mapa también se encuentran variantes de nombres originalmente en lengua inglesa, por ejemplo: Para las damas: “Anghie” o “Anggie”; “Stephanie” o “Estefanía” o “Stefanía”; “Jessica” o “Yesica” o “Yescika” o más abreviado “Yessy”; “Deicy” o “Deisy”. Para los jóvenes: “Jhonatan” o “Jonathan”.

Además de lo anterior, este mapa de los primeros nombres de los estudiantes del curso, también permite concluir a primera vista que hay matriculadas más mujeres que hombres en el curso.

Con respecto a los primeros nombres (masculinos y femeninos) menos comunes en nuestro medio, y que aparecen en el listado son:  JOR, HENDIDER, YUBER, NASLY,

No se conoces, y además ese no es el objeto de este post, las estadísticas de la Superintendencia de Notariado y Registro sobre solicitudes de cambio de nombres, un trámite relativamente sencillo pero pocas veces usado por los jóvenes en nuestro medio; de conocerlas, permitiría tener una idea acerca de lo mucho o poco que identifican las personas con los nombres que sus padres les colocaron.

Mapa elaborado con el segundo nombre de un grupo de estudiantes (108) en un curso de la Universidad de Antioquia (Junio 2014)

Este segundo mapa corresponde al segundo nombre o al nombre del medio (middle name), con la advertencia que algunos estudiantes no tienen segundo nombre. Salta a la vista que los nombres femeninos más común son “FERNANDA”, ANDREA y MARÍA. Los nombres masculinos más comunes son “PABLO” y “DAVID”. Vuelve y surge la intención de muchos padres de llamar a sus hijas “Mileidy” o “Milady” pronunciación aproximada en español de la expresión de reverencia o respeto en inglés “My Lady” que equivaldría a “Mi Señora”, aunque los lingüistas insisten en que los nombres no se deben traducir.

Finalmente, quisiera dejar abierta las puertas para quienes no se sienten identificados o satisfechos con uno o los dos nombres que tienen. La ley permite, por una sola vez y con el fin de fijar identidad, sustituir, rectificar, corregir o adicionar su nombre mediante escritura pública, actuando en forma directa si es mayor de edad o por medio de representante legal si es de menor edad. Procede por ejemplo si hay divergencia entre el que usa y el que se encuentra inscrito, o si se trata de un nombre ridículo. No procede por simple capricho ni puede alterar el estado civil. Cualquier notario será competente para ello, pero si se encuentra en el círculo en donde está inscrito, debe acudir a la notaría que tiene el registro. No obstante la advertencia de la Ley de no proceder sino una vez, los jueces han hecho primar el derecho a la identidad y han autorizado más de un cambio.

Quienes estén interesados en visualizar de forma interactiva los mapas, pueden consultarlos aquí.

Wordle: Estudiantes UdeA
Wordle: Estudiantes UdeA