Colegio tendrá que cambiar reglas que discriminaban a sus bachilleres


La institución hacía la ceremonia de graduación sólo para sus mejores estudiantes.

La ceremonia de graduación de la promoción 2011 de bachilleres del San Juan Apóstol de Facatativá no será la misma que tradicionalmente celebro el colegio en sus 50 años de existencia por cuenta de un fallo de tutela.

Por ser discriminatorio, la Corte Constitucional le ordenó al centro educativo abolir de su reglamento la forma como destacaba los méritos académicos alcanzados por sus mejores estudiantes en un acto especial, exclusivo y restringido.

Los magistrados resolvieron de esta forma la tutela presentada por el padre del estudiante David Felipe Vásquez Jiménez, a quien le negaron participar de la ceremonia de grado por no haber alcanzado el promedio exigido por el colegio para recibir el título con honores.

En la sentencia, el alto tribunal calificó esa práctica como un trato “desproporcionado” y “abiertamente violatorio del derecho a la igualdad”, y le dio 48 horas al colegio para que reforme el manual de convivencia de la institución y así evitar la realización discriminatoria de ceremonias o actos de grado por cada periodo lectivo”.

El hecho ocurrió el 4 de diciembre del 2010. Mientras algunos de los compañeros de David recibían su diploma en el solemne acto de graduación, a él le entregaron el título de bachiller en la ventanilla de la secretaría de la institución por no haber alcanzado un promedio de calificaciones de 4,5 ni haber figurado entre los 50 alumnos del colegio con el mayor puntaje en la pruebas de Estado, los criterios de excelencia establecidos en el manual de convivencia.

Las directivas del colegio no aceptaron que David aprobara el grado 11 con calificaciones aceptables. Tampoco consideraron su destacable actuación como uno de los mejores jugadores de la selección de baloncesto del colegio y que gracias a su habilidad el equipo hubiera conseguido varios títulos locales y departamentales.

“Mi hijo representó con honores al colegio en justas deportivas, fue exaltado en la noche de excelencia del año 2009, le otorgaron una medalla al mérito deportivo y lo aplaudieron en el aula magna por el rector, los profesores y los padres de familia de la institución”, dijo el padre del alumno en la tutela que presentó en nombre de su hijo.

Según las directivas del colegio, a David no se le negó su título de bachiller, sólo que el consejo académico de la institución concluyó que “algunos resultados en el deporte son válidos pero no suficientes” para conseguir el puntaje que el colegio tiene establecido como de “excelencia” en el manual de convivencia.

La tutela fue negada por un juez de familia de Facatativá y el Tribunal Superior de Cundinamarca. En ambos casos, las decisiones dijeron que el colegio cumplió con entregarle el título de bachiller a David a pesar de no haber sido escogido para participar de la ceremonia de graduación.

La Corte, sin embargo, consideró que la educación en Colombia debe formar a los estudiantes en el respeto de los derechos humanos y la democracia por lo que el mecanismo escogido por el Colegio San Juan Apóstol podría incentivar “resentimientos, generando riesgos contra la convivencia social pacífica, la comprensión recíproca y los sentimientos de igualdad y de dignidad”.

Y concluyó en el fallo que “asumir como postulado las teorías que aduce el colegio San Juan Apóstol, podría conllevar que se acepte como válida para el sistema escolar colombiano la teoría de ‘iguales pero separados’, lo que llevaría a engendrar manifestaciones de discriminación por fantasiosos niveles de intelectualidad o de comportamiento y a que no se recompense lo positivo sino que se vilipendie lo promedio”.

REDACCIÓN JUSTICIA El Tiempo, noviembre 16 de 2011

http://www.eltiempo.com/justicia/colegio-debera-cambiar-reglas-que-discriminaban-a-bachilleres_10772664-4