“Todos deseamos llegar a viejos y todos negamos que hemos llegado

Fernando de Quevedo y Villegas (escritor español)

Es necesario ser maduro para llegar a viejo

Nuestras conductas presentes y pasadas frente a la vejez, los ancianos, la tercera edad, se ven muy bien reflejadas en cada uno de los videos.

Ha pensado Usted que cuando va en su carro, en su moto, y un anciano o una anciana, necesita cruzar la vía, casi nunca en nuestro medio (Colombia y muchos países latinoamericanos), no nos detenemos para permitirles que crucen la vía sin afán, sin riesgos, sin inconvenientes?. Son ellos quienes tienen derecho a la vía y a la Vida.

Ese anciano(a) podría ser su padre o su madre; o el padre o la madre de su mejor amigo(a); o quizás el abuelo(a) de la mujer o del hombre que aman con todo su corazón. Ese anciano(a) ha recorrido un camino muy largo para llegar a esa vía que desea cruzar y que tal vez, con su velocidad, con su acelere, no se lo permitirán…

Por una sociedad que respete la vejez y reconozca sus derechos, reflexionen antes de maltratar a un(a) anciano(a).

La Constitución Política de Colombia, dispone:

“ARTICULO 46. El Estado, la sociedad y la familia concurrirán para la protección y la asistencia de las personas de la tercera edad y promoverán su integración a la vida activa y comunitaria.

El Estado les garantizará los servicios de la seguridad social integral y el subsidio alimentario en caso de indigencia.”

Recuerde. Los derechos humanos de los ancianos y ancianas son obligaciones del Estado, la sociedad y la familia. No son favores ni dádivas del gobernante de turno, ni de los hijos o hijas. Es indispensable que todos y todas conozcamos nuestros derechos y aprendamos a hacerlos valer y reclamarlos ante las autoridades públicas.

Cómo proteger los derechos de los ancianos?

Los hijos mayores de edad TIENEN la obligación de suministrar o pagar los alimentos (vivienda, salud, recreación, comida o alimentación, vestido) de sus padres,  en la medida de sus posibilidades económicas. El Estado, TIENE la obligación de proteger y asistir a los y las ancianas. Brindarles salud, recreación, integración, alimentación, seguridad social.

La ley permite que los ancianos exijan, por vía de demanda y por vía de acción de tutela, la protección que les deben sus hijos e hijas y el Estado.

Si usted, amigo lector, conoce de casos de maltrato o abandono de ancianos , puede denunciarlo y pedir asistencia ante las autoridades. En sus manos, como ciudadano, existe parte de la respuesta al abandono familiar o estatal. No permita que maltraten, física o sicológicamente, a los ancianos.

Consulte